De camino a la excelencia

¿Eres de las personas que aspiran a la perfección en cada área de su vida? Si es así, sin duda, te encaminas hacia el sufrimiento y la frustración. Porque quien aspira a la perfección sufre con el fallo, se bloquea con el error y se fustiga con el fracaso. Lo mejor es trabajar en la excelencia, es decir, superarse a si mismo cada día sin compararse con nadie, haciendo que no desaparezca la motivación y utilizándola como disparador en la superación personal. Es entonces cuando entendemos que de los errores se puede aprender y que el fallo es una oportunidad de superación.

Seguramente en algunas ocasiones hemos escuchado: «ha nacido con ese talento», «a mi estas cosas no se me dan bien», …Sin embargo, para ser realmente bueno o buena en un área se necesitan de muchas más dimensiones a parte del talento natural. Veamos cuales pueden ser:

Compromiso: en la búsqueda de la excelencia es de suma importancia comprometemos con nosotros/as mismos/as y con la consecución de una meta. Ello requiere actuar con perseverancia y atreverse a salir de la zona de confort.

Resiliencia: como esa competencia que nos permite levantarnos una y otra vez después de cada error, de cada fracaso.

Práctica: quien desee adquirir solvencia en una área de conocimiento y disciplina, solo tiene una opción: trabajar duro y centrarse en superarse cada día. Nadie llega este mundo siendo el mejor en algo. Todo es cuestión de práctica y concentración.

Capacidad de reflexión: como la habilidad para reflexionar en el propio rendimiento. Las personas que escuchan, reflexionan y tienen una mirada crítica continúan desarrollándose y avanzando.

Confianza en uno mismo/a: sin autoconfianza no hay capacidad de logro ni oportunidad de alcanzar la felicidad. Esta dimensión está relacionada a su vez con la autoestima que nos permite ser optimistas y resistentes.

La trascendencia: como la capacidad de encontrar un sentido a lo que somos y hacemos y, entonces, mirar más allá de lo ordinario para alcanzar lo extraordinario y entonces sentirnos bien sin necesidad de compararnos con otras personas.

Por tanto, te invito a que te encamines hacia la EXCELENCIA entrenando los aspectos de los que hemos hablado anteriormente.

Adaptado de lamentemaravillosa.com

  1. No trackbacks yet.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: