Síndrome de la cabaña

Continuando con la adaptación al desconfinamiento, en el post de hoy vamos a hablar de un aspecto que algunas personas están experimentando a raiz del proceso de desescalada como es el miedo y angustia a salir fuera de casa (miedo al contagio,…). Lo primero que tenemos que saber es que esto, en principio, es una sensación normal y no constituye ningún trastorno. El simple hecho de haber pasado tantas semanas en confinamiento habitúa a nuestro cerebro a esa seguridad de encontramos en nuestro hogar. A esto hay que añadirle que el coronavirus no ha desaparecido, y es comprensible que el temor al contagio eleve nuestra inseguridad de salir al exterior.

Las personas pueden presentar cansancio, dificultad para levantarse por las mañanas, es decir una letargia general. También suele aparecer dificultad de concentración, fallos de memoria, una sensación de no motivación, apetito elevado por determinados alimentos (para calmar ansiedad), tristeza y sobre todo ese temor a salir al exterior que se suele verbalizar como que no les apetece salir todavía, que están bien en casa de momento y que tienen todo lo que necesitan.

¿Qué se puede hacer ante esta situación? Lo primero, y sobre todo, date tiempo, lo que sientes es comprensible. No es obligatorio salir hoy si no quieres e incluso, puedes ir haciendo pequeños intentos (un día salir hasta la puerta y abrirla sin llegar a salir, al día siguiente puedes dar unos pasos y volver, y así sucesivamente). Otra cosa importante es detectar pensamientos irracionales con respecto al contagio y diferenciar entre posibilidad y probabilidad. Es verdad que el virus sigue con nosotros pero no con la incidencia de finales de marzo. Por lo tanto, claro que es posible que te puedas contagiar (igual que es posible que te ocurran otras muchas cosas), pero actuando con responsabilidad hacia tí y a los demás, tal y como nos recomiendan las Autoridades Sanitarias, (picha aquí para ver el post referente a esto) esto pasa a transformarse en sólo probable. Otra cosa importante es seguir con las rutinas que te hayas marcado durante este periodo.

El miedo (temor) te puede ayudar a actuar con precaución. HAZLO TU ALIADO

Adaptado de lamenteesmaravillosa.com

  1. No trackbacks yet.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: