Febrero, alegría (IV)

LA INTENSIDAD DE LA ALEGRIA

Las palabras sirven para definir aquellas ideas o creencias que queremos expresar, compartir u opinar, para que el resto de los oyentes sepan a lo que nos estamos refiriendo. Por lo que utilizar las palabras más indicadas nos ayudaran a que tanto nosotros como nuestros interlocutores nos aproximemos lo máximo posible a eso que queremos compartir.

Regular: dirigir y manejar las emociones tanto positivas como negativas de forma eficaz.

LA ALEGRIA NOS DA SENSACIÓN DE BIENESTAR Y DE SEGURIDAD, POR LO QUE SU FUNCIÓN ADAPTATIVA LA PODRÍAMOS DEFINIR COMO LA AFILIACIÓN, GENERA ACTITUDES POSITIVAS, OPTIMIZA LA RESPUESTA COGNITIVA, LA CREATIVIDAD, LA MEMORIA, EL APRENDIZAJE, MEJORA LOS LAZOS SOCIALES Y AYUDA EN LA SUPERACIÓN DEL MIEDO.

Las emociones positivas no conducen a acciones tan urgentes como las negativas.

PALABRAS QUE SE APROXIMAN A UN ESTADO DE ALEGRIA: ALEGRIA, ENTUSIASMO, SATISFACCIÓN, COMPLACENCIA, DIVERSIÓN, FELICIDAD…

¿Podrías poner alguna más?

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

La intensidad de la alegría se modulará en función del grado de deseabilidad del objetivo a alcanzar

LA INTENSIDAD DE LA ALEGRIA

Cualquier proceso psicológico conlleva una experiencia emocional de mayor o menor intensidad. Es como un termómetro que indica la temperatura emocional con la que vivimos ese momento.

Si ponemos nuestro foco sobre “la alegría”, y haciendo referencia a la intensidad de la misma, esta podría ser MUCHA ALEGRIA o POCA ALEGRIA.

Si tuviésemos que poner palabras para acercarnos lo más exactamente posible a un estado de mucha alegría, podríamos utilizar la palabra EUFORIA. Y si, por el contrario, queremos hacer referencia a un estado donde la alegría no está en su momento más pletórico, podríamos utilizar la palabra DISFORIA. Pero entre ambas podemos utilizar palabras más intermedias que harían referencia a esa amalgama de estados que existe entre los dos estados mencionados (EUFORIA-DISFORIA): apatía, desgana, entusiasmo, serenidad, aburrimiento, excitación, pletórico, etc.

LA EUFORIA ES UN ESTADO MENTAL DE ALEGRIA DESBORDADA QUE DEPENDE DE SU DURACIÓN Y SUS MOTIVACIONES, LA EUFORIA PUEDE COMPRENDERSE COMO UN RAPTO DE LA FELICIDAD O UN ESTADO ALTERADO DE LA CONSCIENCIA.

LA DISFORIA ES UN ESTADO DE MALESTAR GENERALIZADO Y CONSTANTE, QUE BIEN PUEDE ABARCAR LA TRISTEZA, LA ANSIEDAD, LA IRRITABILIDAD, LA INQUIETUD O ALGUNAS OTRAS SENSACIONES DESAGRADABLES.

La tristeza es una respuesta natural a circunstancias difíciles que no pueden ser resueltas escapando (como sería miedo) o atacando el problema (como sería la cólera).

Pongamos un ejemplo:

“Antes de comprarme un coche, imagino que voy a ser muy feliz cuando lo consiga, pero, una vez lo haya adquirido y pasados los primeros momentos de novedad, experimento los embotellamientos, los costes del combustible, los gastos de mantenimiento, etc” 

HEMOS PASADO DE UN ESTADO DE MUCHA ALEGRIA A OTRO DE NO TANTA

¿Podrías identificar hechos o situaciones de tu vida que te hacen sentir alegre?

  1. ________________________________________________________
  2. ________________________________________________________
  3. ________________________________________________________
  4. ________________________________________________________
  5. ________________________________________________________
  6. ________________________________________________________

¿Podrías poner la intensidad de esa alegría?

LAS CARAS DE LA ALEGRIA

¿Cómo saber si una persona está realmente alegre?

Como sabemos, en muchas ocasiones, las apariencias engañan. Esto es precisamente lo que hace que existan tres tipos de sonrisas distintas:

  • La sonrisa auténtica o genuina. Es una expresión sincera del sentimiento de alegría.
  • La sonrisa enmascarada o miserable. La persona no experimenta alegría sino que además intenta enmascarar u ocultar una emoción negativa.
  • La sonrisa falsa o fingida. Se produce cuando no hay ningún sentimiento alegre pero intentamos simularlo por respeto al interlocutor.

Y DESPUÉS DE TODO ESTO, ¿CÓMO SONREIRIAS EN ESTOS MOMENTOS?

AQUÍ PUEDES DIBUJAR CÓMO ES TÚ SONRISA Y TODAS LAS PARTES DE LA CARA QUE ESTÁN IMPLICADAS EN ESE GESTO QUE A VECES DESCUIDAMOS.

SI QUIERES SEGUIR EXPERIMENTADO ESA INTENSIDAD DE LA ALEGRIA TE RECOMENDAMOS QUE VEAS ESTAS PELIS:

  • “INSIDE-OUT” (“DEL REVÉS” EN CASTELLANO)
  • “LA VIDA ES BELLA”
  • “EN BUSCA DE LA FELICIDAD”

Febrero, alegría (III)

Durante todo el mes de febrero hemos estado hablando de la alegría como valor a poner en práctica especialmente en estos tiempos complicados. Ahora que ya sabemos qué es alegría y cuál es su función en la vida de las personas, vamos a seguir profundizando en el concepto.

La vivencia y la expresión de la alegría es única en cada persona y puede verse influida por factores culturales. Sin embargo, si tuvierais que destacar una característica distintiva de una persona alegre, muchos lo relacionarías con la risa. Si bien es cierto que se puede llorar de alegría, la risa es una expresión universal de estados de bienestar psicológico y alegría.  

¿Has escuchado hablar alguna vez de la risoterapia?

La risoterapia consiste en una serie de técnicas que tienen como objetivo mejorar el estado emocional de las personas a través de la risa. Las sesiones de risoterapia no forman un estilo de terapia en sí mismo, sin embargo, son un buen complemento para muchos tratamientos psicológicos, especialmente cuando se trata de trabajos grupales.

La risa se asocia generalmente a un estado emocional de bienestar y alegría y conlleva una serie de respuestas psicofisiológicas que producen la activación de numerosos grupos musculares de todo el cuerpo. Es una respuesta que se da de forma espontánea ante ciertas situaciones, sin embargo, también podemos provocarla. La base de la risoterapia es precisamente ésta: si forzamos la respuesta de la risa lograremos engañar a nuestro cerebro y acabaremos provocando una sensación de bienestar y alegría.

Las técnicas de risoterapia permiten a las personas desinhibirse y alcanzar un estado emocional más agradable.

¿De dónde surge la relación entre la risa y el bienestar emocional?

La asociación entre la risa y el bienestar personal viene de diferentes culturas y épocas. En China, los taoístas defendían que la salud de una persona era proporcional al número de veces que se reía al día. Durante la Edad Media la figura de los bufones se encargaba de amenizar las fiestas con la idea de generar un ambiente agradable que ayudara incluso a hacer la digestión a los comensales. Más recientemente, fueron Richard Mulcaster y Robert Burton los que comenzaron a recomendar la risa como método terapéutico. Actualmente se trabaja con talleres de risoterapia en diferentes tratamientos. De hecho, en nuestra Comunidad Terapéutica es un taller que se realiza periódicamente para fomentar la cohesión grupal y generar un ambiente distendido y divertido para nuestros/as usuarios/as.

¿Qué beneficios tiene?

  • Mejora el estado de ánimo.
  • Ayuda a disminuir los niveles de ansiedad y estrés.
  • Favorece la comunicación y, por tanto, puede mejorar las habilidades sociales.
  • Ayuda a desconectar de las posibles preocupaciones o problemas del día a día.

¿Tiene algún inconveniente?

¡Ninguno! Los beneficios de la risoterapia son muchos y no existe ningún inconveniente, así que… ¿por qué no probarlo?

¿Lo ponemos a prueba?

A continuación, os proponemos tres alternativas para poner en práctica esto de la risoterapia. Si no tenéis la oportunidad de reunirte con otras personas físicamente podéis ponerlo en práctica a través de videollamadas.

Dinámica 1: “Ríe, canta y llora”

Se les pide a los integrantes que tranquilos y relajados se desplacen libremente por el salón. Cuando el coordinador o la coordinadora lo indique los participantes se detendrán en el lugar.

Se les debe informar que miren a los ojos a quien tengan más cerca y que realicen el siguiente ejercicio. Tomar aire profundo por la nariz, mientras notan cómo la mano colocada en el vientre se alza.

Antes de soltar el aire deben realizar una pequeña pausa y cuando expulsan la bocanada de aire decir “jajaja” (la veces que sea necesario). Continúan caminando y luego se vuelve a repetir dos veces más el ejercicio.

Una vez que se haya realizado tres veces la actividad, se les pide que mientras caminen piensen un problema que tienen. Luego se deben detener en el lugar y contarle a otra persona el problema, pero cantándolo, con el ritmo que quieran.

Siguen caminando por el salón, se detienen frente a un compañero o compañera y le cuentan el problema llorando como un bebe. Por último, se debe contar el problema riéndose a carcajadas.

Dinámica 2: Contagios de risa

Uno de los compañeros se dirigirá a otro/a y le dirá muy seriamente “te has contagiado de risa”.

La persona contagiada irá recorriendo la sala, mientras el resto intenta escapar. Para poder contagiar a otra persona deberá utilizar la risa y las posturas corporales que pueden producirse al reír frente a él o ella. En el momento en el que se escape una pequeña sonrisa la otra persona estará también contagiada. El nuevo contagiado se moverá por la sala con la intención de contagiar también al resto de integrantes.

Dinámica 3: Adivina la canción

Se trata de cantar una canción sustituyendo la letra de la canción por las sílabas “ja”, “je”, “ji”, “jo”, “ju”. El resto de personas tienen que intentar adivinar de qué canción se trata y, si se animan, unirse a cantarla todos/as juntos/as.

Lo bueno de estas dinámicas es que se adaptan a diferentes contextos y edades, así que… ¿A que estáis esperando para ponerlas a prueba?

Febrero, alegría (II)

Hoy queremos preguntarnos ¿qué es la alegría? ¿pará que sirve?

Es importante saber que la alegría, como el resto de emociones, tiene una función, nos sirve para algo. Las emociones nos mueven, nos hacen tomar decisiones, condicionan nuestra forma de pensar y de actuar y, por supuesto, influyen en nuestra manera de relacionarnos con los demás.

Cuando pensamos en la emoción de la alegría, es posible que nos venga a la cabeza la felicidad como sinónimo de ésta, sin embargo, existen diferencias. La alegría es una emoción básica que se da en un momento dado durante un tiempo limitado y que vivimos con cierta intensidad, mientras que la felicidad es un sentimiento que permanece en el tiempo y nos ayuda a vivir nuestra realidad de una forma más positiva.

La alegría genera en nosotros un estado de ánimo agradable que nos empodera, nos ilusiona, nos motiva a conseguir nuestros objetivos, nos acerca a nuestros seres queridos por una necesidad de compartir esa emoción.

De esta manera podemos darnos cuenta del poder que esta emoción tiene sobre nosotros y como nos repercute de forma positiva en nuestro día a día. Por lo tanto, cabe preguntarnos, ¿qué cosas nos hacen sentir alegres? ¿dedicamos tiempo a aquello que nos acerca a la alegría?  Realizar actividades que nos hagan sentir alegres e introducirlas en nuestro estilo de vida, nos llevarán ser felices.

Febrero, alegría (I)

Elegir la alegría

Se dice que el discípulo de un venerable sabio, estaba extrañado y sorprendido de que su maestro estuviese siempre sonriente y feliz, a pesar de las dificultades que tenía en la vida.

Intrigado, un día, le preguntó:

-Maestro, ¿cómo es que siempre se te ve tan contento y satisfecho?

El maestro respondió:

-Amigo mío, no hay secreto alguno en esto. Cada mañana cuando me despierto, me hago la misma pregunta a mí mismo. ¿Qué escojo hoy? ¿Alegría o tristeza? Y siempre escojo alegría.

Motivos de sobra tenemos seguro en estos tiempos, para dejarnos llevar por la tristeza y el desánimo dadas las circunstancias y dificultades que nos rodean en estos tiempos. No obstante, ¿quién o qué nos asegura tener una vida sin dificultades?

Vivir y aceptar las dificultades y la tristeza que éstas generan es algo inevitable…pero algo en lo que si tenemos control, es en nuestra actitud. 

Puedes elegir concentrarte en lo que es realmente difícil, o puedes elegir buscar cosas positivas que ocurren a tu alrededor. Lo primero para salir de la primera situación, es tomar la decisión de dar un pequeño paso, ya sea tan simple como levantarse de la cama/sofá en medio de la angustia y elegir buscar algo positivo de nuestro entorno. En las siguientes entradas, iremos repasando cuales son las claves para conseguir afrontar nuestro día a día con más alegría.

Enero, prudencia (IV)

Para finalizar nuestro enfoque del valor de este mes de enero, y no sólo compartir e intentar trasmitir la importancia que creemos que tiene la Prudencia y el Pensamiento Crítico,  nos gustaría:

  • Por un lado, enfocar estos valores desde la perspectiva de la prevención y el tratamiento de las adicciones como misión inherente a nuestra Entidad.
  • Y por otro, ofrecer una serie de recomendaciones, que con la práctica podemos aprender y consolidar en nosotros/as para conseguir actuar como realmente queremos, sabiendo que para ello,  no hay `recetas mágicas´, sólo motivación, voluntad y actitud de cambio.

Y es que, toda persona que ha tenido o tiene una adicción conoce perfectamente de lo que estamos hablando…:

Abro los ojos, y NO me levanto (…), no atisbo a recordar que ocurrió ayer y si algo bueno o algo malo fue… es de necesidad y no importa nada más que corroborarlo, que ha pasado y pasó… inexistencia de motivación, quiero hundirme en el colchón, la almohada en la cara intentado escapar de mi realidad y mis miedos que no sé si podré afrontar, mi estado de ánimo por los suelos, no me importo, ni importa nada, tristeza me ahoga, me siento pequeño, pequeño, encadenado, atrapado e ínfimo, no sé cómo puedo vivir en mí y aguantarme, como una, y otra, y otra, y otra vez se repite, como aun creyendo estar preparado, concienciado, incluso realmente motivado,  (…), me `atrapo´ y dejo de ser yo, sin quitarme responsabilidad ni automanipulación,  éstas son la consecuencias de mis actos, pero no soy yo, no soy yo, no quiero ser más yo, (…), cuantas veces he tenido mi propia conversación, y al final por donde paso siembro oscuridad, miserias reflejadas cual espejo, claras y nítidas que no quiero ver, en el que no se consigue aguantar mi dolor  y el de los demás,  y son igualmente  reflejo más que nunca de mis actos.… cruzo la línea como un resorte, como un gatillo que en cuanto  lo tocas ya no hay vuelta atrás, IMPOSIBLE controlar, sin saber ni ser consciente de la causa de mi descontrol.

Es ese punto de inflexión, de no retorno, y donde ahora lo siento tan fácil, pero en ese momento de necesidad, imposible pararse, coges el camino del exceso e inherente autodestrucción,  es la sustancia y su acto unido al mío quien actúa, es mi adicción la que me controla pero sigo siendo yo, y ya no tengo fuerzas de pedir más perdón.

 No me lo creo, y ya nadie más lo cree, y así, una, y otra, y otra vez… ahora es tan fácil pararlo, y por qué ayer no, ni anteayer (…), me supera hoy cual tsunami, se me olvidará mañana cual ola de mar tocando los dedos de los pies,  y no quiero verlo, pero en el fondo, en lo más hondo de mi ser, (…), sé que volverá a suceder, ¿qué puedo hacer?….

‘Reflexión’: Prudencia entendida como `PARARSE ANTES DE´, no sólo a la hora de afrontar la vida y vivirla, un problema y superarlo, una adicción y crecer como persona… (´PARARSE ANTES DE ACTUAR´ – `PARAR EL PENSAMIENTO´).

  • Llegados a este punto cabe destacar 2 ideas:

PRIMERA

  • Es de valientes estar delante de… y no `consumir´.
  • Es de valientes, conocerse y no exponerse, ser humilde y conocer los propios límites, todas las personas los tenemos …,
  • Es de valientes comprender que está en nuestras manos trabajar y actuar para que estos límites se alejen hacia el horizonte.

SEGUNDA:

  • “Si sólo está en `tu cabeza´…”
    • “¿Sólo?,… ese es el verdadero problema, que `la cabeza´  lo es TODO”.

RECOMENDACIONES Y PRÁCTICAS QUE TE AYUDAN A:

PARAR DE PENSAMIENTO

OBJETIVO

Este ejercicio te va a ayudar a parar los pensamientos que aparecen muchas veces, que no te puedes quitar de la cabeza y que te ponen triste, disgustan, aumentan tu nerviosismo o te provocan malestar, en definitiva, pensamientos que te asaltan y que interfieren en tu vida, realizando acciones que no te ayudan o que te provocan infelicidad.

Debemos de ser conscientes que no es ‘mágico’, no es inmediato y requiere entrenamiento y esfuerzo hasta convertir el acto en hábito, pero lo importante es que: ‘MERECE LA PENA’

¿CÓMO HACERLO?

  1. Elige una palabra que normalmente utilices para terminar alguna conversación o discusión con alguien “basta”, “para”, “ya” o “se acabó”. Utiliza siempre la misma palabra. Enfocado de manera positiva.

(Esta técnica es utilizada en el ámbito de la Psicología deportiva, son las palabras denominadas `ANCLAJES´, son unipersonales y utilizadas como resortes, esta vez de control, de FOCUS, de visión de túnel a la hora de dirigirte hacia un objetivo y meta que has planificado, trabajado y quieres conseguir)

  • Cuando tengas un pensamiento que quieres parar, di o piensa la palabra elegida, e imagina que una cortina blanca invade tu mente teniendo presente la palabra en primer plano. Comienza, a continuación, una tarea o actividad que necesite cierta concentración y te ayude a distraerte de esos pensamientos negativos que tú has elegido como tales y no te ayudan.

(Utiliza cualquier actividad que te ayude a aparcar esos pensamientos, debe de ser única e importante para ti, incompatible al ser posible con lo que quieres y has elegido parar.)

“En el mundo del tratamiento de las adicciones, la persona afectada vive `como una pérdida´ el no estar consumiendo, y  tiene que ver cómo y con qué rellena ese vacío existencial que ha dejado la sustancia o la conducta adictiva”.

 “Lo que crees que merece la pena conseguir… es una batalla ganada

Mira este video, y no olvides activar los subtitulos en castellano si no lo quieres seguir en inglés.

¿CUÁNDO HACERLO?

En el momento que aparece el pensamiento,  y repítelo tantas veces como esto ocurra. Como son pensamientos que reaparecen con frecuencia ¡Se constante! Cada vez lo harás mejor.

¿DÓNDE HACERLO?

En cualquier lugar donde te encuentres y te invada este tipo de pensamientos. Si estás conduciendo y el pensamiento es persistente es preferible parar para que no aumente la ansiedad al volante.

EJEMPLO PRÁCTICO DE APLICACIÓN DE LA ESTRATEGIA

  1. Noto que un pensamiento es dañino o me está perjudicando.
  2. Empleo la palabra “BASTA” que me ayuda a parar el pensamiento. Imagino la palabra sobre un fondo blanco y la pongo en primer plano.
  3. Después comienzo la respiración abdominal diafragmática, me concentro en ella, y acto seguido pienso en el lugar favorito que me genera seguridad y calma.
  4. Como todavía permanece un poco voy a centrarme en la actividad o tarea que he elegido.
  5. Cuando esté más calmada y prácticamente no pienso en lo que me agobiaba comparto con la persona que he elegido y ha querido “andar conmigo este camino”.
  6. Prémiate con algo que te haga sentir bien y sea saludable, como darte un baño relajante, dar un paseo, ver una película… y disfruta del tiempo presente.
A %d blogueros les gusta esto: